¿Qué es el Ambiente Virtual de Aprendizaje?

Componentes de un Ambiente de Aprendizaje
Un ambiente o entorno de enseñanza-aprendizaje –presencial o virtual- debiera considerar diversos componentes o elementos, de modo que el aprendizaje se produzca en forma adecuada:
–    Entorno físico: el entorno geográfico, la instalación arquitectónica y el ambiente son los elementos básicos que funcionan como la infraestructura en la que se mueven los participantes en un proceso educativo. En los procesos presenciales, la instalación arquitectónica proporciona el lugar en donde tienen su desarrollo todas las interacciones entre las personas y los materiales conducentes al aprendizaje. Establece el espacio básico del entorno, y organiza el acceso a los recursos. En los cursos virtuales,  involucraría el sitio Web como un espacio físico contenedor de los recursos y potenciador de la comunicación y de la interacción entre alumnos y docentes, así como de las acciones pedagógicas orientadas al logro de los aprendizajes.
–    Tiempo. Referidos a aquellos normados por los calendarios y horarios escolares con la pretensión de que los aprendizajes sucedan en los momentos y con los ritmos planificados y/o establecidos oficialmente. Tiempos que en un contexto innovador y ambientes virtuales debiera flexibilizarse con el propósito de establecer una adecuada relación entre los participantes, con el docente y con los recursos que deben abordar.
–    Currículum. Involucra los contenidos de aprendizaje propuestos institucionalmente, pero más allá de estos, considera los que surgen de las necesidades y deseos de aprender de los estudiantes. Además es necesario tener en cuenta que el currículum es mucho más que un listado de cursos y temas, refiriéndose a todos los componentes de un ambiente de aprendizaje y las interacciones y relaciones que entre éstos se producen.
–    Mediación pedagógica. El docente no debe ser una instancia obligatoria por donde transiten los conocimientos, sino un facilitador de procesos conducentes a los aprendizajes esperados.
–    Interacciones adecuadas con los contenidos, los medios y materiales pero sobre todo con las personas, que desempeñan los papeles de estudiantes y docentes.

¿Qué es Moodle? (Video desde YouTube.com)

Ambiente Virtual de Aprendizaje (en formato PDF)

<!–[if !mso]> <! st1\:*{behavior:url(#ieooui) } –>

Antecedentes

Durante décadas la educación estuvo marcada por los modelos instruccionales del tipo directo, activo y explícito. Posteriormente, tuvo lugar un renovado interés en otros modelos explicativos que prestaron más atención al currículo como un todo, a los estilos de aprendizaje y a los procesos de mediación. En este marco toma interés el estudio acerca de los “Estilos de Aprendizaje”, los cuales se contextualizan en sistemas instruccionales de tipo constructivista para la organización de la enseñanza de manera productiva que involucra a todo tipo de alumnos y pretende en los estudiantes:

Motivarlos anclando el aprendizaje en sus propias experiencias.

Enseñar las ideas y los hechos de manera conceptual, crítica y reflexiva.

Ensayar y experimentar con nuevos conceptos y habilidades.

Crear situaciones de transferencia e integración de los aprendizajes recién adquiridos a la vida real.

En un sistema de enseñanza-aprendizaje basado en los “estilos de aprendizaje” se considera que cada ser humano percibe la realidad en forma diferente y que, por lo tanto, procesa la información y sus experiencias de manera singular y que lo llevan a conformar un estilo propio de aprendizaje (OEA, 2002).

Luego, como cada estilo de aprendizaje tiene sus características propias, entendemos que todos los participantes deben tener un seguimiento que responda a su particular estilo de aprendizaje y a su vez se sientan motivados a desarrollar en alguna medida las habilidades de los otros estilos de aprendizaje. Traslademos estos principios a la educación a distancia y, en particular, a la que se realiza en ambientes virtuales destinados al desarrollo del proceso enseñanza-aprendizaje, y no tan sólo una plataforma tecnológica, en los cuales se virtualizan los contenidos que pueden ser sistemáticamente seguidos en repetidas e indiferenciadas experiencias y circunstancias.

De acuerdo a Moreno, 1997, los ambientes de aprendizaje son aquellos que propician situaciones y procesos que se viven dando lugar a la asimilación, transformación, recreación y socialización de la cultura. Indica, a su vez, que entre la diversidad de ámbitos donde se produce el aprendizaje, tenemos dos que resultan complementarios: (i) los informales, que se dan en la espontaneidad de la vida cotidiana, el hogar o en la calle con los amigos, los que suceden sin una intencionalidad institucional; (ii) los ambientes escolares, con una arquitectura decidida oficialmente como la adecuada para aprender, limitados a ciertos tiempos, con aulas, mobiliarios y recursos que se pensaron especialmente para enseñar y aprender, así como con profesores, autoridades y un currículum legitimado.

En una situación educativa en la que las personas participantes no coinciden en tiempo y lugar, como en la educación a distancia, se requiere de diversos medios para establecer la comunicación y dar lugar a los procesos de enseñanza y aprendizaje, pero no significa que sean situaciones distintas o desligadas de la realidad con sus tiempos y espacios concretos. Los ambientes siguen siendo ambientes de vida, independientemente de si ocurren en ambientes virtuales o presenciales. En este caso, los referentes del ambiente no son tanto los espacios arquitectónicos, sino, las interacciones y los medios a través de los cuales se realiza una de las tareas prioritarias de la educación a distancia, la comunicación que permite ayudar a construir comunidades virtuales de aprendizaje, como lo expresa Rossman: “los facilitadores del aprendizaje en estos ambientes deben reconocer la importancia del desarrollo de comunidades instruccionales y emplear los medios para apoyar su desarrollo” (en Moreno, 1997).

Componentes de un Ambiente de Aprendizaje

Un ambiente o entorno de enseñanza-aprendizaje –presencial o virtual- debiera considerar diversos componentes o elementos, de modo que el aprendizaje se produzca en forma adecuada:

Entorno físico: el entorno geográfico, la instalación arquitectónica y el ambiente son los elementos básicos que funcionan como la infraestructura en la que se mueven los participantes en un proceso educativo. En los procesos presenciales, la instalación arquitectónica proporciona el lugar en donde tienen su desarrollo todas las interacciones entre las personas y los materiales conducentes al aprendizaje. Establece el espacio básico del entorno, y organiza el acceso a los recursos. En los cursos virtuales, involucraría el sitio Web como un espacio físico contenedor de los recursos y potenciador de la comunicación y de la interacción entre alumnos y docentes, así como de las acciones pedagógicas orientadas al logro de los aprendizajes.

Tiempo. Referidos a aquellos normados por los calendarios y horarios escolares con la pretensión de que los aprendizajes sucedan en los momentos y con los ritmos planificados y/o establecidos oficialmente. Tiempos que en un contexto innovador y ambientes virtuales debiera flexibilizarse con el propósito de establecer una adecuada relación entre los participantes, con el docente y con los recursos que deben abordar.

Currículum. Involucra los contenidos de aprendizaje propuestos institucionalmente, pero más allá de estos, considera los que surgen de las necesidades y deseos de aprender de los estudiantes. Además es necesario tener en cuenta que el currículum es mucho más que un listado de cursos y temas, refiriéndose a todos los componentes de un ambiente de aprendizaje y las interacciones y relaciones que entre éstos se producen.

Mediación pedagógica. El docente no debe ser una instancia obligatoria por donde transiten los conocimientos, sino un facilitador de procesos conducentes a los aprendizajes esperados.

Interacciones adecuadas con los contenidos, los medios y materiales pero sobre todo con las personas, que desempeñan los papeles de estudiantes y docentes.

Valores y Principios de un ambiente adecuado de Aprendizaje

De acuerdo a Moreno (1997), los principales valores en que debe sustentarse un ambiente adecuado de aprendizaje son los siguientes:

Libertad. La clase de relaciones que se forman en un grupo de aprendizaje no deben ser relaciones de dependencia porque desde su origen serían relaciones desiguales que obstaculizarían un aprendizaje realmente significativo. En cambio, un ambiente de libertad y de relaciones sanas y de respeto a las individualidades, favorece el desarrollo del pensamiento, la imaginación y la creatividad, y las personas se comprometen a relaciones libres con responsabilidad y solidaridad.

Solidaridad. En cualquier ambiente de aprendizaje, en particular el virtual, es de vital importancia el sentimiento de formar comunidad, saber y sentir que, aunque las demás personas no coinciden en tiempo y lugar, están contigo y forman parte de tu comunidad de intereses y deseos de perfeccionamiento. En coincidencia con Rossman, puede afirmarse que el ciberespacio jugará un papel importante en la conducción conjunta de comunidades diversas del mañana y en facilitar la creación de “vecindarios electrónicos”, no juntos geográficamente sino compartiendo intereses. Como ejemplos podemos ver en Internet redes que se forman con propósitos de solidaridad social, entre ellos grupos de indígenas, ancianos, estudio del SIDA, etc.

Verdad. Por su origen y su razón de ser, porque la esencia misma del aprendizaje es la búsqueda de la verdad, este es un valor irrenunciable en todo ambiente de aprendizaje.

En tanto, los principios para un clima adecuado de un ambiente de aprendizaje a distancia (Moreno, 1997) corresponden a:

Confianza. Confianza en el apoyo institucional, en la relación con los docentes y sus pares, evaluación confiable para quien estudia, que le apoye en sus proceso de formación y para la sociedad, en los servicios profesionales ofrecidos, en los medios y materiales utilizados y sobre todo la relación con la institución y con las personas que en ella trabajan.

Dialogicidad. Un ambiente siempre dispuesto a propiciar la interacción entre las personas, relación que ayude a la creación de comunidades de aprendizaje y a la construcción colectiva del conocimiento. En este ambiente dialógico, la interactividad es una condición de primer orden, la cual dice relación con: (i) las personas que participan en el proceso de aprender y enseñar; (ii) la institución; (iii) los medios y materiales; (iv) los contenidos (cuando se interrelacionan e interactúan con los esquemas de conocimiento previos y las características personales de quien aprende); y (v) los apoyos tecnológicos (sitio Web, correo electrónico, etc.).

Creatividad. El aprendizaje bien cultivado es siempre un acto de creación, cuando una persona aprende significativamente no expresa lo que aprendió como una simple repetición de la información recibida, sino que hay un proceso de recreación en el que hace suyo lo aprendido. Este tipo de aprendizaje es el que permite que una persona tenga la capacidad de enfrentar situaciones nuevas e inciertas, estar preparado para cualquier futuro y vivir mejor el presente.

Apertura. Actitud dispuesta a ideas nuevas y distintas a las propias, a propuestas educativas flexibles, con posibilidades de adecuarse a las condiciones de vida de las personas.

Colaboración. Tanto en los contextos de los procesos educativos cotidianos con quienes participan en un proceso educativo específico, como entre instituciones y organismos en el ámbito social global. En gran parte esta caracterización de los ambientes de aprendizaje se recupera en las palabras de Maricruz Corrales: “Las recientes teorías sobre el aprendizaje, la madurez intelectual y emocional y las variantes educativas apuntan a ambientes que se caracterizan por sus condiciones de amplitud, deferencia hacia estilos y ritmos de aprendizaje, inclusión de aspectos e indicaciones para el trabajo colaborativo y la promoción de interacciones con diferentes grupos de estudio o acción.”

Diversidad. El respeto a los modos particulares de ser y hacer en toda acción educativa, en educación a distancia cobra una mayor importancia por sus alcances y cobertura, ya que llega a más regiones y personas aumentando con ello la diversidad, diversidad que no sólo debe ser respetada, sino aprovechada por toda su riqueza cultural. Las situaciones para aprender deben ser tan diversas como las situaciones que presenta la vida misma, de forma similar ocurre con los tiempos y espacios para el aprendizaje.

Autonomía. Con los avances tecnológicos que se están incorporando en la educación a distancia, la autonomía de los estudiantes no sólo debe plantearse en relación con el docente u otros estudiantes, sino también en relación con las máquinas, de las cuales también puede haber dependencia. En coincidencia con el valor de la libertad, la mayor fuerza social sólo se logra a partir de la conjunción de las libertades individuales, seres libres en los que debe desarrollarse el potencial para que dirijan su vida y en ese sentido se apropien de sus procesos de aprendizaje.

Accesibilidad. En ambientes demasiado informatizados y tecnologizados, hay estudiantes y profesores que pueden quedar relegados confundidos y angustiados. Por ello, en el desarrollo tecnológico de un ambiente de educación a distancia, no debe perderse de vista la accesibilidad de quienes deben participar en ese proceso, considerando desde sus condiciones geográficas, económicas y culturales generales hasta su manera personal de ser. Sobre todo hay que tener cuidado con los sistemas demasiado centralizados y homogéneos que al manejar un sólo esquema tecnológico dejan fuera a muchos posibles participantes.

Alegría. Aprender en un contexto de felicidad, que resulte motivante al estudiante y dónde se sienta a gusto y en confianza para el desarrollo de las acciones diseñadas para la consecución de sus aprendizajes. De este modo, accederá con gusto al ambiente de aprendizaje, y en la interacción con sus pares y con los contenidos logrará avances en su desarrollo.

Anticipación. Propiciar aprendizajes que posibiliten enfrentar situaciones nuevas e inciertas, y con ello la capacidad para enfrentar y resolver problemas.

Sustentabilidad. Que el ambiente fortalecido en sus principios se desarrolle, no para si mismo y su conservación, sino en la búsqueda permanente de mejores condiciones para el aprendizaje.

El desarrollo de ambientes de aprendizaje implica una transformación permanente en la búsqueda de mejores relaciones y procesos educativos y ello redunda, a final de cuentas, en aprender a ser, saber, hacer, convivir y vivir mejor.

La Metodología Colaborativa

El aprendizaje en colaboración es una metodología que conduce a un proceso de enseñanza – aprendizaje productivo y constructivo entre participantes que provienen de diferentes niveles formativos y con diversas experiencias previas. Favorece el trabajo en forma sincrónica o asincrónica y facilita la toma de decisiones conjunta para la resolución de situaciones problemáticas. En el caso del proceso educativo en el cual se verán inmersos como alumnos es un elemento primordial, de ahí el énfasis que se hará en esta sección.

La metodología colaborativa requiere que los participantes se responsabilicen respecto de sus propias actividades y también con relación a la de los demás componentes del grupo de trabajo. En este sentido, podemos afirmar que el éxito que se alcanza en el logro de una meta grupal, es un estímulo muy favorable para el logro de los objetivos de aprendizaje tanto como para la retención del alumno en un proceso formativo desarrollado en un ambiente virtual.

En efecto, el intercambio activo de ideas en el centro de pequeños grupos incrementa paulatinamente la participación y promueve la asunción o el posicionamiento crítico frente al objeto de conocimiento.

Desde el punto de vista procedimental, para desenvolver el proceso de enseñanza aprendizaje a través de la colaboración es preciso instrumentar algunos dispositivos que conjugan aportes de la psicología cognitiva tanto como de la teoría de la comunicación. Gracias a los aportes de la psicología cognitiva se sabe que el aprendizaje significativo requiere instalarse sobre conocimientos previos que re-signifiquen y den sentido a lo nuevo. Pero en el ambiente virtual este movimiento constructivo del aprendizaje debe hacerse lugar en el marco de una comunicación repleta de señales, estímulos, conflictos y ruidos (tal como se le denomina en la teoría de la comunicación a aquellas interferencias que afectan la transmisión del mensaje).

En el marco de esta compleja situación, el aprendizaje colaborativo debe avanzar hacia la construcción de un consenso grupal que permita evitar la discriminación de aquellas intervenciones que difieren de las hipótesis propias y que, por tanto, podrían ser rechazadas o excluidas. Al respecto, es importante observar que las concepciones previas o las teorías y creencias que no han sido lo suficientemente reflexionadas o concientizadas pueden atentar en el momento de incorporar el saber individual para el logro de un proyecto colaborativo.

También es importante considerar que el trabajo colaborativo reviste características que se inscriben directamente en la línea de formación en la que nos encontramos trabajando, ello por múltiples razones, entre las cuales destacamos las siguientes:

Su implementación es apropiada en el ambiente de la educación a distancia (e-learning).

No requiere necesariamente de la interacción cara a cara.

Sus destinatarios más beneficiados son los adultos.

Precisa de un experto, en nuestro caso el docente, quien colabora con el participante en la recognición de sus acciones e intervenciones.

El trabajo colaborativo tiene un objetivo fundamental que consiste en evitar la reiteración y lograr el beneficio común de construir y, en tanto, apropiarse de la mejor acción o modo de expresión.

Supone dos fases. En primer término la asignación de roles, la que generalmente se realiza en forma espontánea y en segundo lugar, la asignación de tareas. Otra fase importante es la que propiamente hace al desarrollo de las actividades, lo que plantea a los participantes enfocar sus intervenciones hacia la solución del problema, por medio de discusiones o debates, justificados y pertinentes.

Desde la perspectiva social, la colaboración permite también:

Establecer nuevos vínculos interpersonales.

Percibir y valorar las capacidades propias y las de los miembros del equipo.

Comprobar el grado de claridad que asiste a la transmisión de los mensajes.

Comprobar la comprensión de los estilos de aprendizaje propio y de los demás.

Intercambiar métodos y materiales académicos de interés para todos, creando un espacio de experiencia común que contribuye a sentir al grupo como un espacio eficiente para la proyección personal.

En el aprendizaje colaborativo es preciso que existan ciertas condiciones entre las cuales citamos las siguientes:

Debe observarse la edad, calificación académica y la trayectoria profesional de los miembros del grupo de modo que se conserven ciertos parámetros que aseguren un regular interés en el logro del objetivo.

Respecto a la conformación del grupo, la experiencia indica que los grupos pequeños aseguran la participación de todos los miembros.

La heterogeneidad del grupo puede considerarse como una característica tanto positiva como negativa. Refiere a caracteres que involucran la personalidad y la vida emocional de las personas. No obstante, desde la perspectiva del producto deseado sabemos que la heterogeneidad puede también favorecer una producción creativa.

Cómo Abordar un Curso en un Ambiente Virtual de Aprendizaje

Para ingresar a un curso determinado, por ser éste de acceso restringido se solicita una Clave personal: Nombre de Usuario (Username) y Contraseña (Password), los cuales se deben digitar en los espacios de la ventana que aparece, de acuerdo a la información que se le envía por correo electrónico.

El primer paso para abordar un curso de manera eficaz, es llevar a cabo una lectura detenida de la información general del mismo que se presenta en la sección Programa del Curso que se encuentra en los botones superiores del sitio Web.

A continuación es recomendable revisar la Planificación, donde se presenta de modo esquemático, la estructura del curso, las actividades a realizar con su respectivo objetivo, la metodología, la evaluación, recursos y tiempos necesarios para el desarrollo de la misma.

Navegando por el sitio Web se sugiere recorrer todas las secciones que se encuentran activas con el propósito de familiarizarse con los diferentes elementos que componen el Ambiente Virtual de Aprendizaje (AVA) o Entorno Virtual de Aprendizaje (EVA), ingresando a los espacios de información, de comunicación, de los contenidos del curso, con sus respectivas actividades y evaluaciones, recursos, información sobre los participantes y administrativas.

Cada curso se ha estructurado en Unidades, los cuales contienen una breve guía que orienta las actividades que, a su vez, señalan a través de instrucciones las acciones a realizarse y su relación con las lecturas incluidas.

Finalmente, en la Sección Personas, en Participantes, cada alumno puede completar su perfil personal y profesional; de esta manera quedarán en forma pública para compartirlos con los demás actores del curso.

Algunas sugerencias generales. Es importante que periódicamente en el ambiente Web cada alumno:

Revise la sección Novedades para conocer los comentarios y mensajes de su Tutor y compañeros de curso.

Verifique en la Planificación las actividades que debe realizar.

Revise sus evaluaciones (calificaciones y retroalimentación).

Rol del Alumno en el Proceso Educativo

El(La) alumno(a) se concibe como un adulto profesional, quien para un mejor aprovechamiento de los contenidos del curso y logro de los aprendizajes planificados, es requiere desarrollar tres aspectos relevantes:

Trabajo autónomo y responsable, administrando su tiempo y ritmo de aprendizaje, y autonomía en la toma de decisiones, a objeto de organizar el trabajo de manera de cumplir con lo estipulado.

Lectura comprensiva y reflexiva: necesaria en cuanto gran parte de los contenidos presentados buscan que el sujeto construya su propio conocimiento, discriminando, tomando posición y fundamentando.

Trabajo Colaborativo. Fomento del trabajo en equipo a través del ambiente en Internet y estar en condiciones de hacerlo en forma colaborativa; siendo capaz de discutir, reflexionar y disentir continuamente sobre las temáticas desarrolladas en el curso, demostrando además la habilidad de aplicar los aprendizajes adquiridos a su contexto educativo y laboral.

Lecturas Complementarias

Normas de estilo y buena convivencia para Internet

http://www.rediris.es/mail/estilo.html

http://www.unikode.com/docs/netiquet.htm

http://www.rediris.es/list/list-moral.es.html

http://www.borinquen.org/netique.html

Lecturas recomendadas sobre Educación a Distancia

Sangrá, A. (2002). Educación a Distancia, Educación Presencial y Usos de la Tecnología: Una Tríada para el Progreso Educativo. Edutec. Revista Electrónica de Tecnología Educativa.(15). http://edutec.rediris.es/Revelec2/revelec15/albert_sangra.htm

Breve artículo del sitio web Edudistan donde se abordan elementos que debe considerar un tutor en Educación a Distancia. http://tecnologiaedu.us.es/edutec/paginas/105.html

Referencias Bibliográficas

DEOSNEWS. Adaptation de un artículo que aparece en Volumen 8, Número 12, de DEOSNEWS (ISSN 1062-9416), The Distance Education Online Symposium, publicado por The American Center for the Study of Distance Education (ACSDE).

Hinostroza, E., Garrido, R., Isaacs, S. & Jara, M. (1999) Propuesta Pedagógica para el Modelo de Capacitación de Profesores utilizando Tecnologías de Información y Comunicación. Monografía N°6.Temuco: Instituto de Informática Educativa, Universidad de La Frontera.

IIE (2003) Orientaciones para la Gestión y Administración de un Programa Académico. Documento sin publicar.

Isaacs, S.; Velásquez, P.; Garrido, R.; Villarroel, J. (2000) Diseño de un ambiente de aprendizaje efectivo, en el marco de un programa de educación a distancia. Paper presentado en la Conferencia Conmemorativa Décimo Aniversario del CREAD, Caracas, Venezuela.

Moreno, M. (1997) El Desarrollo de Ambientes de Aprendizaje a Distancia. Paper presentado en el VI Encuentro Internacional de Educación a Distancia.

Neumann, C., León, M. y Sepúlveda, E. (2003) Gestión Educativa: Aportes al Desarrollo de una Docencia de Calidad. Experiencia del Instituto de Informática Educativa de la Universidad de La Frontera. Paper presentado en Virtual Educa 2003 – Enfoque Iberoamericano, Perspectiva Global: Conferencia Internacional sobre Educación, Formación y Nuevas Tecnologías, Miami, USA.

OEA (2002) Apuntes Curso Formación de Tutores en Línea.

Quiroz, J. (2002) Asesoría: Análisis de Requerimientos para el Diseño de un Sistema de Información Administrativo para el área de Docencia e Investigación en el Instituto de Informática Educativa de la Universidad de La Frontera.

Secretaría de Educación Pública. La Educación a distancia: Un estudio independiente. En Noticias de Educación. México. http://www.sepbcs.gob.mx/comunicacion/Noticias%20educacion/Noticias%202007/edudistancia.htm

Velásquez, P.; León, M. Sepúlveda, E.; Neumann, C.; Isaacs, S.; Moenne, G. (2002). El Docente para Cursos de E-learning: Experto y Guía. Paper presentado en la Conferencia del CREAD. Antofagasta, Chile.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: